DISCURSO DE PRESENTACIÓN DEL LIBRO DEL BICENTENARIO DEL PRIMER GRITO DE LIBERTAD HISPANOAMERICANO

Gastón Solares Ávila
Director y Ejecutor del Proyecto


Profundamente honrado y emocionado por ocupar esta tribuna en el santuario de la Patria, deseo en primer lugar saludar a las autoridades presentes y a los asistentes.

Como expresó el señor Presidente de la Sociedad Geográfica y de Historia Sucre, la idea de publicar un libro de homenaje al indiscutible primer movimiento independentista, en el territorio que hoy es América Hispana, fue acogida por nuestra Sociedad, por nuestra Universidad y por el Proyecto Sucre, Ciudad Universitaria, así como por algunas instituciones privadas, a las que agradezco por haber hecho posible la obra que presentamos hoy, que está dividida en cuatro partes:

La primera, presenta un Estado del Arte que es una aproximación analítica sobre los estudios de la primera revolución independentista, investigación que implica una cifra de más de 200 títulos referidos de manera general, específica, directa o indirectamente a los sucesos del 25 de mayo de 1809. El estudio se realizó en el Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia, archivo Arquidiocesano y bibliotecas particulares. Esta sección, incluye, además, una cuidadosa selección acerca de la producción bibliográfica sobre el tema.

La segunda, titulada, “Una singular obra. El Álbum del Centenario del 25 de mayo de 1809 – 1909”, presenta una síntesis de los festejos del centenario, llevados a cabo con gran ejemplo de organización, entusiasmo y civismo. El objetivo era preparar una obra que perpetúe el recuerdo de las fiestas del primer centenario. Nunca fue publicado, hasta hoy que se cumple el viejo anhelo. (Lo que sí se publicó, es un Libro sobre el Centenario, pero de la Fundación de la República, no del Primer Grito de Libertad) Se ha rescatado, por tanto, el programa compuesto por homenajes jubilosos, obras inauguradas, fiestas, reuniones y discursos. Se detallan también los trabajos premiados en el certamen “Lauros del Centenario”. Es importante recordar que el actual Himno a Chuquisaca, surgió del concurso, cuyo primer premio se otorgó a Ricardo Mujía por la letra y a Eduardo Berdecio, por la música.

El director del álbum, Jorge Mendieta, decía: “los festejos han sido dignos de su grandioso pasado. Todos ellos han dejado un eco simpático en todos los corazones y un sentimiento fecundo en todas las conciencias. Se han desenvuelto en medio de un ambiente de placidez, de cultura y de armonía no interrumpida, de una profusión de lujo y galantería pocas veces vista y de un enorme derroche de entusiasmo encuadrado de la más refinada discreción”.
Por eso, al publicar el álbum, se ha logrado revivir y registrar en la memoria de la historia, la labor de los que hace cien años trabajaron y celebraron con entusiasmo y civismo una fecha heroica que hoy, en circunstancias difíciles, nos aprestamos nosotros también a celebrar.

Al referirme a la tercera parte del libro, quiero recordar que cuando empezamos a buscar el material que debía servir para el objetivo que nos habíamos impuesto, invitamos a distintos historiadores bolivianos y extranjeros que aceptaron generosamente escribir ensayos, que muestran distintas miradas desde diferentes perspectivas, de la revolución del 25 de mayo de 1809.
El libro que presentamos hoy, compila contribuciones del Dr. Estanislao Just Lleó, S.J. que desde Valencia, nos hizo llegar su trabajo específicamente elaborado para esta obra, basado obviamente en su tesis doctoral de más de 800 páginas, denominada: “Los sucesos del 25 de mayo de 1809. Comienzo de la independencia en el Alto Perú”, estudio para el que dispuso toda la base documental que se conserva en el Archivo Histórico de Madrid.

Existen contribuciones de Antonio Cacua de Colombia, Martín Miguel Güemes de Argentina, amigo personal que nos honra con su presencia en este acto y a quien saludo afectuosamente, Sara Mata también argentina, Marie-Danielle Demelás de Francia, Antonio Menacho, S.J., boliviano español que vive en Sucre, Andrés Eichmann argentino suizo, William Lofstrom, Mariano Baptista Gumucio y los chuquisaqueños Mario Linares Urioste, Gonzalo Gantier Gantier, Paola Revilla, Joaquín Loayza y Gabriel Chávez, gracias a todos ellos por su compromiso con la historia.
Unas palabras de sincero homenaje, de profunda admiración y respeto para el omnipresente José Luis Roca, nacido en el Beni, camba kolla como el mismo se denominaba, recientemente fallecido, uno de los más ilustres historiadores bolivianos que participa en esta obra con el tema: “La distinta realidad en La Paz y en La Plata”

La cuarta parte final del libro, muestra imágenes de la ciudad de Sucre. El lector se deleitará apreciando las fotografías de ayer y de hoy, en su mayor parte inéditas también, proporcionadas generosamente por diferentes familias tradicionales de la ciudad y otras profesionalmente logradas hoy, las que nos permiten transportarnos al pasado y ver lo que las distintas generaciones han hecho para hacer de la vieja Charcas un Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad, con una arquitectura que vuela en armonía entre lo colonial y lo republicano.

Presentamos también un disco compacto que es, en realidad, el mismo Libro ampliado, con el álbum completo del primer centenario, con más de 300 fotografías de Sucre de ayer y de hoy y texto combinado con música e imágenes que se mueven en ondas, dibujando cadencias, al son de cuecas y bailecitos, interpretados por nuestra consocia y artista María Antonieta García Meza de Pacheco.
Contiene gran cantidad de documentación primaria relativa al 25 de mayo de 1809, como el diálogo entre Atahuallpa y Fernando VII en los campos Elíseos y pasquines de la época, así como documentos de los boletines de la Sociedad Geográfica y de Historia Sucre.

Ese, el contenido del Libro y del material interactivo que presentamos hoy. Deseo destacar el trabajo del Comité Editorial de la Sociedad, de todos los que lo componen, pero en forma muy especial de su Presidente, historiador y escritor don William Lofstrom, que ha enriquecido la obra con su dedicación y profesionalismo. El de los editores Gretel Lambertin y Franz Flores, con ambos, el trabajo ha sido una tarea apasionante de sentimientos compartidos..

La suspensión de actos tan importantes como la sesión del Parlamento Andino, el encuentro de Presidentes de Cortes Supremas, la presentación de la moneda del Bicentenario y otros, son parte de una injusta campaña contra esta ciudad estigmatizada de racista, como si sus ciudadanos hubieran participado masivamente en el lamentable y vergonzoso acto de ignominia contra nuestros hermanos del campo, acción de organización premeditada. Es ciertamente un castigo que no merece la ciudad en la que nació la Patria. Se ha priorizado el escenario político sobre el histórico. Así lo afirma, por ejemplo el académico colombiano Antonio Cacua, Presidente de la Academia Patriótica Antonio Narino, autor de 80 libros, que en la nota que me dirige disculpándose por no estar presente en Sucre por tener que disertar en la Academia Colombiana de la Historia, sobre el tema “En Charcas nació la Independencia de América”, como homenaje precisamente al Bicentenario del Primer Grito de Libertad, expresa: “Siento de verdad, apreciado y recordado amigo, como si fueran propios esos mortales desprecios a la verdad histórica y a los auténticos sentimientos de Patria. La obnubilación política, cuando es escasa la cultura humanista, destruye todos los valores. Hago votos porque no esté lejano el día en el cual Bolivia y su Capital Constitucional Sucre, resplandezcan como bien se lo merecen y colmen a sus auténticos hijos de paz, progreso y bienestar”.

Sucre y Chuquisaca defendieron simplemente sus derechos. Lo único que recibimos desde que perdimos la sede de dos de los tres Poderes del Estado, fueron homenajes y pergaminos. Eso más hemos perdido por defender primero la capitalidad y después la justicia y la libertad. Consuela sin embargo el hecho de que hay cosas que no se pueden perder, como la dignidad y como este Templo donde nació Bolivia a la vida independiente, templo que nada ni nadie puede cambiar.

El Libro que presentamos hoy, lleva implícito un mensaje de paz y de unidad, a pesar de las adversidades, a pesar de todo, tenemos que tener todos los bolivianos, gobernantes y gobernados, la capacidad de lograr: Una Bolivia unida de paz social, de estabilidad política, que permita el desarrollo económico que se traduzca en una mejor y más equitativa distribución del ingreso nacional.

En síntesis, tenemos que hacer realidad quizá la estrofa más hermosa de nuestro Himno Nacional: “Esta tierra inocente y hermosa, que ha debido a Bolívar su nombre, sea la patria feliz donde el hombre, goce el bien de la dicha y la paz”.

Muchas gracias.