DISCURSO DE PRESENTACIÓN DEL BOLETÍN No. 483 DADO POR EL LIC. GASTÓN SOLARES AVILA, PRESIDENTE DE LA INSTITUCIÓN Y HOMENAJE AL DIA DE LA PATRIA

Saludo a las autoridades regionales, a los consocios y al distinguido público agradeciendo a todos su presencia.

La Sociedad Geográfica y de Historia Sucre ha publicado desde su fundación, en 1886, 482 boletines. El número 1 está fechado el 31 de enero de 1898, once años después de la fundación de la Sociedad. Hoy, con mucha satisfacción, presento oficialmente el número 483. De acuerdo a nuestros estatutos, el tradicional boletín debería publicarse cada año. Al principio, esta actividad fue prolífica pero después hubo lapsos prolongados en los que, especialmente por razones de tipo económico, no hubo regularidad; el anterior fue publicado después de ocho años y, el que presentamos hoy, después de tres, felizmente a pocos meses de iniciada nuestra gestión. Es atribución del Vicepresidente de la Sociedad, según manda el inciso 3 del artículo 18, editar en forma anual el boletín con los trabajos de ingreso de los socios y también con aportaciones ajenas. Nuestro Vicepresidente, Dr. Antonio Dubravcic Luksic, con la dedicación y capacidad que podrán ustedes apreciar al revisar las páginas del número que presentamos hoy, ha cumplido ciertamente con esta importante obligación, lo que me complazco en destacar, así como la labor del Comité Editorial integrado por don William Lofstrom.

El número 483 incluye información sobre la Sesión de Honor en Homenaje al Bicentenario del Primer Grito de Libertad en Hispanoamérica y contiene conferencias de varios de nuestros consocios y también contribuciones ajenas, así como los datos sobre la elección del actual directorio y sobre la visita del Custodio de la Casa de la Libertad de Sucre a la Casa Histórica de Tucumán. El motivo central de todos los trabajos está íntimamente relacionados con la historia de esta ilustre ciudad, cuyos méritos no quieren reconocerse al ignorar nuestra condición de Capital, motivo suficiente para ser sede de todos los actos organizados para celebrar el Día de la Patria. La Constitución vigente, como la anterior, contiene una norma que permite la excepción, la que se ha utilizado y se continúa utilizando para generalizar esa excepción que por lo tanto deja de ser tal y es la que hace legal una injusticia reiterada contra esta vieja ciudad en la que nació Bolivia.

La historia no se cambia. En los últimos tiempos se escucha con frecuencia aquello de que se va a cambiar la historia, lo que es un absurdo. La historia es el conocimiento del pasado de la humanidad, desde la aparición del ser humano hasta nuestros días. La fundación de Bolivia es un hecho real y, por lo tanto, es parte de la historia, de esa que no se puede cambiar. Lo que sí se puede, es efectuar ajustes resultantes de la investigación y esa es también labor importante del historiador. Para citar un ejemplo, recordemos la disputa sobre la fecha de fundación de nuestra ciudad. Cuenta Javier Mendoza que le preguntó a su padre porqué insistía en el empeño de desmitificación de la fecha de fundación de la Villa de La Plata, a sabiendas de que a la mayor parte de los chuquisaqueños no les importaba realmente ese detalle y que don Gunnar le contestó: “es como si a un carpintero se le pidiese fabricar una mesa y éste la entregara con una pata más corta”. Se entiende el mensaje, que implica que el trabajo del historiador tiene que buscar la verdad porque sino la historia resulta coja, falsa. De ahí salió el nombre del libro de Javier: “La mesa coja”. Aún no se ha aclarado totalmente la duda.

La Sociedad Geográfica y de Historia, es la más antigua de Bolivia y junto con la Universidad de San Francisco Xavier y el Instituto Médico Sucre, todas instituciones beneméritas, ha tenido una notable participación en el quehacer intelectual y cultural de Sucre, nombre que adoptó la ciudad desde 1839, cuando fue nominada por ley expresa Capital definitiva de la entonces República. Su actividad está estrechamente vinculada con la investigación de los temas históricos especialmente y su difusión a través de los boletines, que son precisamente las publicaciones oficiales, nos permite llegar a las instituciones y a las personas que se dedican a custodiar la verdad de lo ocurrido en el pasado, para forjar en el presente un futuro mejor.

Deseosos de mantenernos unidos al avance tecnológico, hemos adquirido el equipo que posibilitará nuestra incursión en la comunicación electrónica. Estamos próximos a iniciar la correspondencia mediante Internet con instituciones similares de Bolivia y de América, así como con personalidades con las que tomamos contacto precisamente cuando decidimos publicar el Libro de Homenaje al Bicentenario del Primer Grito de Libertad en Hispanoamérica, que presentamos en acto solemne en el Salón Independencia de esta sagrada Casa, aunque desairados también por el gobierno central que en esa oportunidad, como en la actual, se buscó otro escenario para las celebraciones para castigarnos de un pecado preparado que nosotros no cometimos, porque jamás quisimos ni queremos enfrentarnos con nuestros hermanos del campo.

Nuestra docta corporación, como se la llamaba en actos solemnes y públicos, era considerada, según reza un texto escrito en uno de nuestros boletines, como: “una institución científica, la más antigua que existe y la única que ha resistido, o dejado pasar por encima, los turbiones políticos, las rachas partidistas y los largos y duros períodos de crisis, sin cesar en su tarea de investigación histórico geográfica y de acumulación de documentos de esa misma índole”, labor que, en un ambiente de paz, deseamos continuar.

Y hablando de paz y de verdad, que es el pilar fundamental de la historia, es oportuno recordar lo que dijo Mahatma Gandhi: “Amor y verdad son las dos cosas de Dios. La verdad es el fin y el amor el camino”. Ojalá que tan sabia expresión pudiera convertirse en norma para todos nosotros, para todos los bolivianos que formamos parte de esta nuestra única y querida Patria, que celebra pasado mañana, en todos los rincones de su territorio, los 185 años de su fundación, que tuvo lugar en esta Casa, en la que se respira el aire más puro de libertad.

Muchas gracias.