BICENTENARIO DE INDEPENDENCIA EN LAS NACIONES AMERICANAS

Dr. Antonio Dubravcic Luksic
Editor

El nacimiento de las naciones americanas tuvo un momento culminante en los años  1809 y 1810; los procesos que dieron origen  al surgimiento de estas primeras naciones independientes en la América Hispánica vienen acompañados de una promesa de Libertad.

En 1809 se inició el Primer Grito de Libertad  en Chuquisaca el 25 de mayo, continuando en La Paz el 16 de julio, motivaron  la búsqueda de una identidad primero regional  y luego nacional, tras largos años de dominación. Cronológicamente, las agitaciones contra la Corona Española  continuaron  en Quito el 10 de Agosto de 1809. Caracas el 19 de abril de 1810, luego Buenos Aires 25 de mayo 1810, Bogotá el 20 de julio de 1810, el 14 de septiembre en Cochabamba; el 16 de septiembre de 1810 el Grito de Dolores Guanajuato, Cuna de la Independencia Nacional de México; en Santiago de Chile el 18 de Septiembre de 1.810,  el 24 de septiembre de 1810 en Santa Cruz de la Sierra. El 7 de noviembre de  1810 la Batalla de Suipacha, culminando el 10 de noviembre DE 1810  en Potosí. Insólitamente, Bolivia en cuyo territorio se inició el proceso independentista, fue el último país en obtener su libertad: 6 de agosto de 1825.

Los antecedentes comunes fueron  las ideas liberales que llegaron  de Europa y la ocupación napoleónica a España. En particular, en cada nación se ha  forjado una sociedad encabezada por criollos, descendientes de españoles nacidos en América, que iniciaron solicitando  un papel más relevante en los asuntos de la administración de las colonias españolas.
Aunque la promulgación de la Constitución de Cádiz en 1812 dio un fuerte impulso a las gestas de independencia en América Latina, todavía  
tardaron algunos años en consumarse.

La independencia política adquirió connotaciones culturales y artísticas, como  una forma de fijar una identidad propia entre la vasta herencia española en América. La riqueza de esa herencia se muestra y se expresa ahora con rasgos distintos. En su ensayo:  “El descontento y la promesa”, el crítico dominicano Pedro Henríquez Ureña escribe: “(...) padecemos aquí en América urgencia romántica de expresión. Nos sobrecogen temores súbitos: queremos decir nuestra palabra antes de que nos sepulte no sabemos qué inminente diluvio”.

Con problemas en común, asuntos sin resolver o las promesas incumplidas, las naciones latinoamericanas han celebrado  sus primeros doscientos años de independencia. Los gobernantes y pueblos latinoamericanos parece que han olvidado que en  el 2009 y  en el 2010 no se celebró el pasado, se ha festejado el presente y el futuro de las naciones americanas.

Rendimos nuestro homenaje de admiración a las naciones y pueblos que conmemoraron el Bicentenario de Independencia hispanoamericana.