SOCIEDAD GEOGRÁFICA Y DE HISTORIA "SUCRE"


ARTÍCULOS INVITADOS

EL COMBATE DE TAMBILLO, 6 DE DICIEMBRE DE 1879

 

Martha Dora Salazar Burgos
Presidenta, Sociedad Geográfica e Histórica de los Chichas, Tupiza
 

El Combate de Tambillo fue uno de los acontecimientos militares que le dio gloria a Bolivia, y fue el único combate ganado por el Ejército Boliviano a raíz de la invasión de Chile a nuestras costas en 1879. El Coronel don Rufino Carrasco, el héroe del Combate de Tambillo, nació en Talina, Provincia Sud Chichas, el 10 de julio1827.  Con el grado de oficial del Ejército, participó en las acciones de Humahuaca, Iruya y Montenegro.  Posteriormente marchó al lado de Velasco durante la organización del movimiento del Sud contra Ballivián; también actuó en Yanacocha y Socabaya.
  

En el año 1979, un año antes del centenario de la invasión chilena, un equipo de investigación histórica a la cabeza del escritor Fernando Cajías de la Vega, encontró en la Biblioteca y Archivo Nacionales de la ciudad de Sucre dos informes originales de la época sobre el Combate de Tambillo. Uno de los informes fue elaborado por su propio jefe, el Coronel Rufino Carrasco, y fue enviado desde Toconao, que está ubicado en la Provincia Atacama, al Coronel Lino Morales, Jefe Superior Militar de las fuerzas residentes en las Provincias de Lípez, quien a su vez lo transcribió, para enviarlo a sus Jefes Superiores. Esta re transcripción está fechada el 14 de diciembre de 1879. El otro documento también fue enviado por don Rufino Carrasco al Jefe de Estado Mayor de la 5º División desde San Cristóbal, después de retornar de su campaña en Atacama; está fechado el 27 de diciembre de 1879.

Estos dos documentos los publicó don Fernando Cajías de la Vega en el periódico Presencia (LaPaz) el 16 de diciembre de 1979.  Son una prueba indiscutible de la existencia del Combate de Tambillo.  Además de los dos documentos mencionados, el Coronel  Carrasco publicó un tercer documento en La Paz, en abril de 1880, su famoso “Manifiesto”. 

Por estos tres documentos se sabe que, en febrero de 1879, se recibió la triste noticia de que nuestro territorio del Litoral, había sido invadido por fuerzas chilenas y que la zona  comprendida en los grados 23 y 24 de latitud sur fue ocupada.  Sabedor de esto, don  Rufino  Carrasco voló  a Potosí a ofrecer sus servicios a la 5ª División.  El General Narciso Campero, después de una entrevista, lo aceptó y lo volvió al servicio de las armas en el grado de Coronel.  Se le dio la orden de formar un Cuerpo de Caballería en Tupiza, que serviría de vanguardia de la 5ª División.  Muchos jóvenes se alistaron a sus expensas y en sus propios caballos.  
Fernando Cajías de la Vega, en su artículo “Batalla de Tambillo” hace referencia al diario de campaña de la 5ª División, escrito por el comisario de Guerra, Manuel Alba, que menciona a todos los componentes del Escuadrón y de donde eran.  Citamos: 

El Escuadrón Francotiradores lo forman la vanguardia que salió de Cotagaita con el Teniente Coronel César Moscoso y con el que trajo de Tupiza el Coronel Carrasco, los nombres de tan distinguidos caballeros que recomendamos a la consideración de nuestros compatriotas y que la historia del país debe conservar, son los siguientes: Capitanes Enrique Mendivil (Estarca), Manuel Aramayo (Suipacha). 

PRIMERA COMPAÑÍA

Teniente 1º Mariano Resina (Sucre), Antonio Pareja (La Paz), Agustín Aramayo (Talina), Teniente 2º Torcuato Alfaro (Suipacha), Rodolfo Abaroa (Atacama), Mariano Calancha (Sucre), Desario Alfaro (Suipacha), Teniente Graduado Juan B. Aramayo (Talina), Subteniente Aristipo Arraya (Tupiza), Venancio Toro (Sucre), Rosendo Justiniano (Tupiza), Nicolás Carrazana (Chiu Chiu), José Núñez (Sucre), Félix Wayar (Santa Catalina), Lorenzo Pérez (Portugalete), Liborio Aramayo (Talina).

SEGUNDA COMPAÑÍA

Comandante Evaristo Casasola (Tarija), Sargento Mayor Juan Carretero (Tupiza), Capitanes Manuel Maria Oliden (Potosi), Segundo Altamirano (Cinti).

Teniente 2º Juan Cortez (Tarija), Severo Aparicio (Tupiza), Simón Colodro (Tarija), Amadeo Martínez (Tarija), Toribio Montellanos (Tarija), Gualberto Ruiz (Buenos Aires), Mariano Millares (Tarija), Daniel Ríos (Tarija), Máximo Iraola (Potosí), Simón Mariscal (Potosí), Baldomero Bracamonte (Catamarca), Manuel Aparicio (Tarija), Antonio Gorena (Tupiza), Antonio Ojalbo (Portugalete), Hipólito Zamora (Nazareno), Issac Ustares (Nazareno), Froilán Infante (Potosí).

Sargento 1º Justo Quinteros (Chiu Chiu), Pascual Cortés (Tarija), Asencio Ríos (Chiu Chiu).

Cabo 1º Andrés Lazo (Lípez), Cabo 2º Diego Mercado (Cochabamba), Cadetes Agustín Abaroa (Santa Marta), Alberto Gómez (Talina), Federico Alfaro (Suipacha).

Sargento 1º Manuel Barroso (Lípez), Sargento 2º Felipe Aramayo (Moraya), Gabino Torres (Cotagaita), Federico Baldiviezo (Tarija), Juan de la Cruz Calera (Estarca), Rufino Rivera (Mojo), Manuel Lens (Tarija).

PLANA MAYOR
Coronel 1º -Jefe Rufino Carrasco (Talina)
Coronel 2º Mariano Colodro (Tarija)
Coronel 2º -Ayudante Mayor- Julio Aramayo (Mojo)
Teniente Graduado Máximo Morales (Estarca)
Teniente Coronel César Moscoso (Sucre)
Teniente Graduado -Portaestandarte- Rosendo Aramayo (Estarca)
Comandante Eugenio Patiño (Cochabamba)
Mayor Graduado Eloy Delgadillo (Potosí )

 Este es el Escuadrón  que dio gloria a la patria en la jornada de Tambillo”, que fue decisivo en la Guerra del Pacífico, porque cambió totalmente los planes usurpadores de Chile.  Antes de Tambillo el plan de Chile era: de penetrar hasta Potosí, para tomar las minas de plata y controlar la parte Sud de Oruro; interceptar los posibles suministros de cereales, ganado y otros productos para el ejército del General Daza, que pensaban se podía hacer desde Chuquisaca, Potosí y la República Argentina.  Después de la aplastante derrota de los chilenos en el Combate de Tambillo, el objetivo fue de dirigirse hacia el norte a Lima, como posteriormente lo hicieron. 

Los dos informes originales de la época sobre el Combate de Tambillo son los siguientes (ortografía original). 

BOLIVIA

Escuadrón Franco-Tiradores.

San Cristóbal, Diciembre 27 de 1.879

Al señor Jefe de Estado Mayor de la Quinta  División  S.J. de E.M. 

Con mucha satisfacción he leído su estimable oficio de 19 del presente, en el que se sirve U. felicitarme a nombre del Comandante Gral. de la División y de U. y por mi órgano al Escuadrón Franco-Tiradores por el hecho de armas de 6 de corriente en el punto de Tambillo. 

Para mi Sr. Jefe de Estado Mayor no tiene tanto mérito ese hecho, cuanto el haber hecho una marcha esforzada y feliz por haber llegado al pueblo de Chiu Chiu sin ser sentido por el enemigo y ponernos a siete leguas de distancia de fuerzas mui superiores en número que contaban con ametralladoras y cañones, 600 hombres de infantería, 80 cazadores y 300 rotos armados todos de rifles.  Permanecí con el Cuerpo de mi mando 26 horas en dicho pueblo, resuelto a resistir cualquier ataque. 

Una circunstancia imprevista hizo variar mi plan y marché resuelto a atacar una fracción de fuerzas invasoras que guarnecían la Capital de Atacama, de cuyo resultado ya tiene U. conocimiento. 

Sabedor de que debían  llegar fuerzas enemigas de Calama y Caracoles por distintos rumbos, siempre en número mui superior, como punto estratégico, me retiré a 8 leguas al punto de Toconao para atraerlos al campo raso y por medio de una sorpresa batir esas fuerzas; obligado por la escases de víveres para la subsistencia de las fuerzas de mi mando, falta de forraje para las bestias, resolví hacer mi retirada el 14, como que en efecto, salí ese día a la una p.m. después de que llegaron el 13ª Atacama de 500 a 600 chilenos [a los] mencionados pueblos de Caracoles y Calama. 

Mi objeto, hasta que estas fuerzas llegaran a la Capital de Atacama, fue ocasionar al enemigo gastos ingentes, como así fue, movilizando sus fuerzas en todo el Litoral; haciendo venir más fuerzas todavía de caballería del puerto de Tocopilla.  Ese enemigo cobarde que contando con 200 soldados entre Calama y Carocoles y Carmen Alto no se atrevió a atacarme en los 12 días que permanecí en posesión de la Provincia de Atacama, recorriendo su línea por distintos  puntos. 

Salí pues del Valle de Toconao como le tengo dicho el 14 a la una p.m. por caminos extraviados sin recursos suficientes.  En una marcha penosísima de diez días, tuve el sentimiento de dejar 26 bestias en el trayecto: pasamos cuatro días sin tomar una cucharada de caldo pero siempre resignados y perseverantes, sobreponiéndonos a todas las penalidades y privaciones consiguientes a la campaña. 

El 23 arribé a esta Capital con el Cuerpo a mi mando en número de 97, habiendo salido de aquí el 24 de noviembre con 69 hombres incluso el suscrito, y tuve la satisfacción de dar cuenta de la honrosa comisión que se me había confiado al Sr. Comandante General de la Frontera del O.E. de la Republica, después de haber recorrido 200 y tantas leguas en todo el tiempo que estuve separado de la fuerzas existentes en esta Capital.  Temo distraer sus grandes atenciones y omito más detalles. 

Hoi por disposición del Sr. Comandante General de la Frontera de O. E. salgo con el Cuerpo de mando a la quebrada de Estarca para restablecer la caballada, que se encuentra en lamentable estado, dejando en esta capital 25 rifleros montados por orden del expresado Comandante General O.E. tengo el sentimiento de anunciar a U. que en cuarenta días de las fechas, estando mui bien comida, la caballada no podrá prestar servicio [alguno] recién. 

Sírvase Sr. Jefe de Estado Mayor, dar lectura de este oficio al Sr. Comandante General de la División y manifestarle a nombre mío y del Escuadrón  Franco-Tiradores, nuestra profunda gratitud por la felicitación que se ha dignado hacernos. 

Con este motivo, tengo el agrado de ofrecer a U. mis consideraciones de estimación  y respeto.
Dios guarde a Ud.

Rufino Carrasco 

Transcribimos el texto del segundo informe a continuación (ortografía original): 

INFORME 2: COPIA

Bolivia Escuadrón  Franco-Tiradores

Vanguardia de la 5ª División, Toconao, Diciembre de 1.879

Al Sr. Jefe Superior Militar de las fuerzas recientes en la Provincia de Lípez

Sr: 
Consecuente con el tenor de mi último oficio dirigido a U. del punto trópico continué mi marcha el 27 pasado habiendo llegado al pueblo de Chiu Chiu el 3 del presente a las cinco de la mañana sin ser sentido por el enemigo, para sorprender a las fuerzas que creí se encontraban en ese pueblo, como era de suponerse.  Más, una vez posesionado de la plaza, tomé presos a todos los chilenos agentes de las fuerzas de Calama, dictando las medidas más convenientes al caso para no ser sentido por los invasores que se encontraban fortificados en aquel pueblo, con la resolución firme de darles un asalto.  Su número pasaba de 600, con las ametralladoras de artillería, aparte del rotaje a quien se le dé un llamamiento general para que tomara las armas.  Entre los varios chilenos que venían de Calama, los tres últimos que iban a caer en nuestro poder lo mismo que los demás, éstos inmediatamente de ver a los nuestros se pusieron en fuga.  Perseguidos, fue tomado uno, otro muerto y el último escapó.  Este fue quien dio aviso de habían fuerzas bolivianas en Chiu Chiu en el momento se pusieron los enemigos en Calama para atacarnos apoyados en número triple de fuerzas con que contaban, este acontecimiento hizo variar mi campaña. 

El 4, horas de p.m. salí con el cuerpo de mi mando con dirección a la Capital de Atacama, para atacar la fuerza enemiga que se encontraba guarneciendo esa plaza.  Marché pues trasnochado hasta llegar al establecimiento de San Bartolo, donde llegué a las once a.m. del día cinco después de una marcha forzada, pero de Calama habían dado aviso de ese movimiento y nos esperaban listos para presentar combate.  Resolví entonces que descanzara la tropa y hacer algunos arreglos.  A las doce p.m. emprendí mi marcha en son de combate para no ser sorprendido en el trayecto por alguna emboscada enemiga.  Eran las cinco a.m. me encontraba en el punto de Tambillo, legua y media del pueblo; día antes el enemigo había tomado posiciones mui ventajosas y tan luego como descubrieron la vanguardia hicieron una descarga sobre estos.  Inmediatamente dispuse el plan de ataque y que entraran en combate las fuerzas que comandaban los Tenientes Coroneles Moscoso y Patiño. 

El 1º tomó izquierda y el 2º cargó de frente, rompiendo sus fuegos a paso de vencedores, desalojarlos de sus parapetos a los Cazadores del Desierto, que éste es el nombre del Cuerpo al que pertenecían, un cuarto de hora fue suficiente para nuestros bizarros Jefes y rifleros que atacaron arrollándolos y poniéndolos en completa derrota; quedando en nuestro poder once prisioneros y varios heridos, los muertos de la parte enemiga suben a doce individuos.  Los demás escaparon por estar bien montados.  En el acto ordené se reunieran todos los pertrechos de guerra tomados al enemigo que consisten en rifles Winchester con alguna dotación, 14 espadas, 10 caballos, monturas y corriaje. 

Terminado este arreglo que se hizo con la rapidés de las circunstancias, seguí mi marcha al pueblo.  Inmediatamente me ocupé de restablecer las autoridades y disponer de mi fuerza para resistir cualquier ataque de las fuerzas que se decía venían de Calama y Caracoles. 

De nuestra parte tengo que deplorar la muerte de Los Valientes, Teniente 1º Desario Alfaro, del Sargento 1º Juan de la Cruz Calera quienes fueron muertos por una descarga y haber avanzado sobre un grupo de los enemigos.  El 1º tenía cuatro balazos y el 2º tres: un herido el Subteniente Ernesto Carrasco.  Empleando el cálculo militar y la estrategia se pudo burlar al enemigo que debía llegar a Atacama de los puntos anteriormente indicados y atacarlo tomando posiciones ventajosas. 

Hasta este momento que escribo, son las cuatro p.m. no tengo aviso alguno del movimiento enemigo y me encuentro siempre dispuesto para cualquier momento y librar combate siempre que las fuerzas enemigas no sean en número muy superior.  Tengo que recomendar en general y a los Jefes y Oficiales de Franco-Tiradores su abnegación, patriotismo, perseverancia en la cruda y rigurosa campaña en que nos encontramos, sería largo referirle a U. minuciosamente las privaciones y penalidades y alistar a cada momento con rifle en mano.  Me es sumamente extraño que el Sr. Gral Campero y U., después de haberme encomendado una expedición tan difícil, lanzándome con solo 70 hombres hasta ponerme a las ocho leguas donde se encuentran fuerzas considerables del enemigo, no haya recibido refuerzo para apoyarnos.  Nosotros resueltos a sacrificarnos por la patria no omitimos medio alguno de hacerlo; pero de cualquier fracaso que hubiera en lo sucesivo; Uds. y solo Uds., serán responsables ante el pueblo boliviano. 

Algo más, no he recibido herrajes, ni recursos de ninguna clase hasta hoy, ni oficio en que se me haga conocer los movimientos de la 5º. División. 

Usted debe comunicarme sus órdenes y mandarme recursos por vía Quetena, porque en último caso poraí [por allí] será mi retirada. 

Con 200 hombres [sanos] que U. mande, pero que vengan a marchas redobladas, puedo contestar a U. de la toma de Caracoles y últimamente Calama y de este modo estar siempre en posesión de esta importante Provincia de Atacama y haber hecho que respiren nuestros hermanos que estaban bajo la presión brutal; estúpida de invasores, sería pues mui doloroso  hacer una retirada para que volvieran a ocupar nuestros enemigos i entonces ejercer las venganzas más salvajes: i tal vez reducir a cenizas estos pueblos indefensos.  U. debe comprender que estando nosotros en posesión, hemos cortado toda clase de recursos al enemigo.  Con respecto a los forrajes entre Chiu Chiu [y] Atacama pueden mantenerce 500 bestias perfectamente, con este motivo tengo el agrado de ofrecer a U. mis consideraciones i respeto, dios guarde a U. 

Rufino Carrasco

Es copia fiel del original 

Lípez 14 de diciembre de 1.879

El Coronel
L. Morales

Transcribo las correspondientes respuestas de los Jefes Superiores del Coronel Rufino Carrasco. 

Anexo Nº 1º  Estado Mayor de la 5º División Comando, Diciembre de 1.879

Al señor Coronel Jefe del Escuadrón de Franco-Tiradores, Coronel Rufino Carrasco, Señor Coronel:  

El señor Comandante de la 5º División ha oído con profundo agrado la lectura del parte que con fecha 6 de corriente ha pasado usted a este Estado Mayor. Tengo orden de felicitarle por el magnífico éxito que han alcanzado nuestras armas en el encuentro de 6 de diciembre y prevenirle que sin demora alguna se retire usted a San Cristóbal porque hay inminente peligro de que el enemigo corte la retirada a usted.  Con este motivo, tengo el agrado de felicitar a usted y a cada uno de los jóvenes que forman el Escuadrón de Franco-Tiradores, como su atento y S.S. (Fdo)

Francisco Benavente

 Anexo Nº 2 Secretaría General del Estado, Sección de Guerra. Oruro 13 de Febrero de 1880. Al señor Coronel Rufino Carrasco, Tupiza o Talina

Señor Coronel:  

Aplaude el Jefe Supremo Provisorio de la Nación el bélico entusiasmo con que usted aspira a tener un puesto en el ejército radicado en el Perú.  Dispone en consecuencia que entregando usted personalmente las fuerzas de su mando al señor Coronel Segundo Gámes, se presente en Potosí al Jefe Superior Político del Sud, a objeto de liquidar las cuentas de los fondos recibidos para el sostén de su columna terminada esta operación, se encaminará usted al Cuartel General de Tacna y se pondrá a órdenes del Señor Comandante en Jefe del Cuerpo allí residente.  No duda el Jefe Supremo que con esta medida brinda un teatro digno del valor del Coronel Carrasco de quién se suscribo atento y S.S.

(Fdo) Narciso Campero, Ladislao Cabrera 

Cuatro días después del Combate de Tambillo, el 10 de diciembre remitieron los prisioneros a Tupiza.  Después de la victoria marcharon a San Pedro, donde fueron alegremente recibidos, y restablecidas las autoridades bolivianas, se dispuso las fuerzas para resistir el ataque chileno, pero con la esperanza de la llegada de refuerzos: éstos no llegaron. 

La dolorosa retirada tuvo que darse y desde Toconao.  Los Francotiradores dieron una larga y penosa vuelta hasta llegar a San Cristóbal el 23 de diciembre, y por orden del Comandante de la 5º División siguieron marcha a Sud Chichas. 

El Jefe Superior de los Departamentos de Potosí y Tarija, General Nicanor Flores, mandó al Coronel Carrasco la orden de marchar a Potosí, pero llegando a Tupiza, recibió un segundo oficio donde el General Flores le ordenaba conducir a pie a los 30 soldados que perdieron sus caballos.  En Tupiza las autoridades le informaron de la carencia absoluta de recursos para poder cancelarles sus sueldos. 

Después de seis semanas, el Subprefecto les entregó 600 bolivianos, con los que pudieron viajar a Potosí.  En Cucho Ingenio Carrasco se encontró con el Coronel Segundo Gamés, que venía a hacerse cargo del Escuadrón de Carrasco, ya que él había pedido su traslado al teatro de guerra, pedido que le fue concedido.  El Coronel Carrasco marchó a Potosí, solo, como le previno el General Flores, fue recibido hostilmente y se lo condujo al Batallón Calama, permaneciendo solo, incomunicado y procesado.  No pudieron probar nada en su contra, y finalmente lo pusieron en libertad.  Presentó sus cuentas con un saldo a favor de 400 bolivianos que no se le canceló, por orden del General Flores. 

Después de permanecer dos meses en Potosí, le proporcionaron pasaporte, negándole el “diario” que la nación le pasaba como a Jefe de Campaña.  Cuando llegaron a Potosí los jefes y oficiales que expedicionaron al Litoral con tanto patriotismo, fueron disueltos sin pagarles sueldos atrasados y con orden de abandonar la ciudad de Potosí en el plazo de 24 horas.  Tuvieron que soportar tantas humillaciones de Flores, que en la cobarde dispersión de San Francisco fue el primero en escapar a la vista del enemigo, y fue a ocupar en el interior de la República altos puestos para vengarse de los hombres patriotas que arriesgaron la vida en los campos de batalla. 

El pueblo de Potosí socorrió en lo moral y material a los valientes hijos de Chichas, en Tupiza también fueron socorridos por las dignas señoras de esta población.  Con la tranquilidad del deber cumplido, el Coronel Carrasco declaró:  

 En cuanto a mí, haciendo la reversión sobre mi espíritu, hallo que he cumplido mis deberes  con entera subordinación y leal patriotismo.  En homenaje a la justicia y honor a los bolivianos declaro que durante el combate, así como en toda la travesía por el desierto, no vi palidecer ni manifestar temor, descontento o fatiga a ninguno de mis hombres.  Su moral y disciplina eran severas y ejecutadas con todo [el] vigor que demandaban las circunstancias solemnes por las que atravesamos.  En el corazón mismo de la Provincia de Atacama se presenciaron dos actos de valor y heroica consideración en el lapso corrido del 14 de febrero al 6 de diciembre de 1876; dos combates en los que un puñado de valientes bolivianos resistieron y lucharon en medio del desierto, contra los enemigos de la nacionalidad.  Calama y Tambillo, 23 de marzo y 6 de diciembre, no son otra cosa que la resistencia a la conquista, a la invasión alevosa de Chile, la protesta del boliviano contra el  ultraje, la resistencia a sangre y fuego, cualquiera que fuese el número, el resultado y los recursos de que pudieran disponer los defensores. Bolivia luchó y luchará eternamente, hasta conseguir la reivindicación de su territorio, hasta castigar a los que osaron profanar el suelo patrio. Nuestro sacrificio no será estéril por que emana de la justicia y son tan puros nuestros anhelos como nuestro sacrifico por la redención.

En esta forma fueron tratados el héroe de Tambillo y su escuadrón, después de que en forma sacrificada, valiente y patriótica defendieron del usurpador araucano lo territorios de Atacama. Por culpa del Comando de la 5º División, que no mandó en su oportunidad refuerzos y equipo, se perdió la oportunidad de reconquistar Atacama. El comportamiento de esos siniestros personajes que eran Jefes y Comandantes; que se escondían tras los escritorios, corruptos y traidores que se apropiaban de los “diarios” de los oficiales y tropa, es una de las razones porqué Bolivia perdió su Litoral.

La fotografía de don Rufino Carrasco se encuentra en el Salón Municipal de Tupiza, entre los hombres célebres de la Provincia Sud Chichas. El 10 de julio de 1952, en el aniversario del nacimiento del Coronel Rufino Carrasco, el pueblo de Tupiza colocó una placa recordatoria en Talina, lugar de su nacimiento, rindiéndole homenaje a este inmortal héroe chicheño.

Si todos los bolivianos hubieran defendido nuestro territorio como los soldados del Escuadrón Francotiradores en la Guerra del Pacífico, con patriotismo, con bravura, los asaltantes chilenos jamás hubieran podido perpetrar la cruel desmembración a nuestro territorio. Después de nueve años de la Guerra del Pacífico recién se lo reconoció al Coronel Carrasco por aquella gloriosa hazaña en el Desierto de Atacama. Transcripción de la Resolución Legislativa del 1º de noviembre de 1888:

Ejército Nacional, son ascendidos a Generales de Brigada los Coroneles, Antezana, González, López y Carrasco, Cámara de Senadores.

El Senado Nacional en vista de las ternas propuestas por el Ejecutivo en 29 de octubre último para el ascenso al alto grado de Generales de Brigada del Ejército y en uso de las atribuciones del Art. 64 de la Constitución Política del Estado, Resuelve: Quedan ascendidos al alto grado de Generales de Brigada los Coroneles Belisario Antezana, Ramón González, Julián María López y Rufino Carrasco, comuníquese al Poder Ejecutivo, Sala de Sesiones del Senado Nacional en Sucre a 31 de octubre de 1888.
J.M. del Carpio, Roberto Téllez, Secretario; Sucre, noviembre 1º de 1888”.
Cúmplase conforme a la Constitución Política del Estado, Aniceto Arce, Julián M. López.

BIBLIOGRAFIA
Fernando Cajías de la Vega, “La Batalla de Tambillo”, (Presencia, La Paz, 16 de diciembre, 1979
Cesário Aramayo, Los Pueblos del Sud.
Carlos Torres Doria Medina, Hablemos de los Chichas