I.-PRESENTACIÓN


Gastón Solares Ávila
Presidente, Sociedad Geográfica y de Historia “Sucre”

La vida de las instituciones está siempre sujeta a muchas vicisitudes.  Sólo perduran las que cumplen el objetivo para el que fueron creadas y mientras mayor es su antigüedad, mayor es también su prestigio y el respaldo que justifica su existencia.  Es, ciertamente, el caso de la Sociedad Geográfica y de Historia “Sucre”, fundada en 1887, aunque la idea de constituir formalmente una institución destinada a la elaboración de una serie de proyectos de carácter científico, sociocultural e historiográfico, fue propuesta por su fundador Aniceto Solares Lizarazu ya en 1878; es decir, nueve años antes, a decir del recordado historiador, Custodio de la Casa de La Libertad y Presidente de la Sociedad durante muchos años, don Joaquín Gantier Valda.

 La Sociedad Geográfica y de Historia “Sucre” tuvo momentos de gloria, como aquel en el que le cupo ser la autora y más intransigente defensora de la restauración de la Casa de La Libertad, para citar un ejemplo, como otros de inactividad y casi de receso, como el lapso de casi una década en la que ni siquiera se publicó un boletín, hasta la reaparición del número 482, editado en la gestión del consocio René Fortún Abastoflor. 

En esta gestión, próxima a concluir su mandato, se han publicado en co auspicio dos libros: El Bachiller Manuel Toro, mensajero del 25 de mayo de 1809, de nuestro consocio William Lofstrom Masterson, y Competencias metajurisdiccionales: administrativas y de gobierno, de la Real Audiencia de La Plata de los Charcas, del consocio Hugo Roberto Suárez Calbimonte, así como dos poemarios de la poesía clásica denominados: Poemas de los Gantier de los consocios Gonzalo y Ramiro Gantier, y Décimas, romances y otras hierbas de nuestro socio corresponsal Germán Zelada Urioste. 

Por otra parte, se han publicado cuatro boletines, bajo los números 483, 484, 485 y 486.  Este último presentamos hoy como homenaje al CLXXXVIII aniversario de la fundación de la Patria.  Contiene, como ya es habitual, trabajos historiográficos de nuestros consocios y de personalidades vinculadas a nuestra Institución.  Me complace destacar la colaboración de nuestro consocio William Lofstrom, por su excelente trabajo de edición. 

La Sociedad cuenta ahora con un equipo de computación con la capacidad suficiente para almacenar nuestros boletines, así como para mantener correspondencia virtual con instituciones similares e historiadores del país y del exterior con quienes se mantiene permanente contacto.  Queda pendiente el trámite de lograr el financiamiento para obtener un ítem que permita la contratación de una secretaria permanente, que tenga a su cargo el trabajo rutinario de la Sociedad.   

Por otra parte, la Sociedad está liderando la conformación de un comité interinstitucional que tendrá el nombre de: “Comité Custodio del Patrimonio Arquitectónico de la Ciudad”.  Aunque este aspecto no está específicamente determinado en el Estatuto, una Asamblea ha determinado aceptó intervenir activamente, ante la imperiosa necesidad de conformar una agrupación que resguarde la belleza arquitectónica de esta hermosa ciudad, llena de historia y tradiciones.

 Al presentar el Boletín 486 y rendir homenaje a este nuevo aniversario de la fundación de La Patria, formulo los mejores votos para que esta nuestra antigua y benemérita Institución cobije cada vez a mayor cantidad de miembros, que tengan la formación y la capacidad para contribuir al cumplimiento de los fines para los que fue constituida y para participar en las actividades que tengan que ver con la conservación de nuestro patrimonio histórico y cultural.