Posesión del Presidente de la Sociedad Geográfica
y de Historia “Sucre”


Dr. Ramiro Samos Oroza

La HISTORIA – así, con mayúsculas, dice Arnold J. Toynbee, – examinada a la luz de la filosofía, se vuelve al instante la más apasionante de todas las materias. Si bien miramos, el espíritu, la inteligencia, las artes y las letras, todo se nutre y va a parar a ella, puesto que la filosofía de la historia no es otra cosa que el drama universal y permanente que a todos nos envuelve con fuerza de presente, trátese de descifrar lo que se llevaron las épocas pasadas, o de vislumbrar aquello que nos reserva el futuro. Las tres preguntas capitales que en su fuero personal se formula el hombre; ¿ qué somos? ¿de dónde venimos? ¿hacia dónde vamos?- alcanzan toda su grandeza y tocan los extremos del interés más apasionado, cuando son proyectadas en la perspectiva de los siglos y de los milenios, refiriéndolas a las sociedades, a las civilizaciones, a la humanidad entera, actual y pretérita.(1)
_______________
1 Compendio. T. I por D.C. Somervell. Emecé Editores S.A
______________

Visto así el tema, creo que la historia no es solamente el recuerdo de los sucesos del pasado, frío y descarnado. Su importancia y consecuencia es mucho mayor, pues nos permite adentrarnos en las sociedades y civilizaciones que nos han precedido para conocer los fundamentos de las actuales en las que nos desenvolvemos, e incluso pergeñar la propia trascendencia de la especie a futuro.
En ese movimiento pendular de la historia de la humanidad, existen momentos que marcan definitivamente el cambio de una época a otra, como que así se denomina a la época antigua, media, moderna y contemporánea, en cuyo fin–inicio, son claramente identificables procesos, circunstancias y hechos en definitiva, que marcan que la humanidad se encuentre en otra fase de su devenir.

El mundo que hoy compartimos es diferente en sus circunstancias (el término aquí entendido como lo comprende Ortega y Gasset) es distinto al de la Revolución Francesa de 1789, que inició la época contemporánea. Menos, si tenemos en cuenta el portentoso avance científico y tecnológico experimentado en la segunda mitad del siglo XX, cuando la humanidad en los campos de la ciencia y tecnología avanzó mucho más que en toda su historia precedente. Empero, infelizmente, no sucedió lo mismo con los valores humanos, aquellos que tienen en cuenta al ser humano sólo por ser tal y por lo tanto, que independientemente de sexo, raza, posición económica, social, lugar de nacimiento etcétera, tiene por sí el derecho a que se respete su vida; una vida con dignidad.

Con absoluta propiedad, podemos hablar de que hoy el mundo es una aldea globalizada, merced fundamentalmente a los medios de comunicación en general y a ese maravilloso instrumento que se llama internet y a otros avances más recientes de la tecnología comunicacional. Pero lamentablemente, y con mayor dolor por estar precisamente más cerca que nunca a nuestros congéneres, asistimos a guerras de conquista, constantes violaciones de los más elementales derechos humanos, migraciones penalizadas, millones de personas que literalmente mueren de hambre, discriminaciones y abusos por razones políticas, de género, pobreza material y espiritual.

La historia ha cambiado dramáticamente desde la caída del muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989 y la disolución de la U.R.S.S. en 1991, que trajeron consigo el fin de la bipolaridad y la guerra fría entre socialistas y capitalistas.

El ataque a las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001 y las guerras del Golfo han marcado la época en que nos encontramos caracterizada por nuevos bloques como la Comunidad Europea con todos los problemas, sobre todo económicos que enfrenta, que tampoco son desconocidos para los Estados Unidos, y las potencias económicamente emergentes a partir de las transformaciones que en el orden socio económico ha introducido el gigante chino.

No podemos abstraernos de estudiar y considerar estas nuevas situaciones y los enormes retos que tenemos al frente, porque humanos
somos y todo lo humano ha de interesarnos, a partir de nuestra propia sociedad, en lo que ha dado en llamarse “Historia Inmediata” en la que el historiador es testigo de los sucesos que hacen historia (crisis económica generalizada, incumplimiento constante de los derechos humanos, desastres naturales, cambio climático, hambrunas, protestas legítimas penalizadas,  etcétera). Hoy se hace necesario que quienes nos ocupamos de la historia, desde la perspectiva global y contextualizante que nos da el conocimiento del pasado, demos explicación a algunos de estos fenómenos. Este tipo de historia del tiempo presente, por su misma naturaleza efímera, está en constante cambio a medida que pasa el tiempo. No obstante, quizá por ello, existe un rechazo de amplios grupos de historiadores a tener en cuenta estos acontecimientos tan recientes, que no pueden ser comprendidos desde la perspectiva que ofrece el paso del tiempo, en lo que sin duda representa miedo al tiempo presente. En este caso, ¿qué vinculación tiene el historiador con la sociedad si cuando ésta nos busca nosotros huimos? ¿Debe quedar el historiador relegado solamente al pasado histórico, único sitio en el que algunos historiadores parecen estar cómodos porque no supone ejercer ningún tipo de responsabilidad para con los demás? A estas preguntas deberíamos responder con una tajante negación, porque precisamente esa actitud hace que, para muchas personas, la historia no sea interesante, no tenga nada que ver con la ciencia y que esté socialmente aislada. Y sin duda tendrían razón si la historia y los historiadores se despreocuparan por los problemas actuales de la sociedad.

Los fundadores de esta benemérita y más que centenaria Sociedad, la crearon el 26 de febrero de 1887 con el propósito de impulsar trabajos de investigación científica que contribuyan al desenvolvimiento de la historia, geografía, demografía, antropología, arqueología, etnografía, paleontología, genealogía, ecología y otras ciencias (así dice el Art. 1 de los estatutos).
En efecto, a lo largo de su devenir ha tenido importantes contribuciones en más de una de las disciplinas citadas, como: 2

La rectificación del meridiano de Sucre, que concluyó en diciembre de 1887; la mensura del camino Sucre-Potosí y su señalización con hitos o mojones de ubicación kilométrica, levantó el plano topográfico y demostrativo de la ciudad de Sucre que fue aprobado por el Consejo Departamental y el Consejo Universitario; fue expuesto en el pabellón boliviano de la Exposición Internacional de París de 1889 y fue editado, en 1997, por cuenta de los recursos de la Sociedad, en una escala de 1: 1.600. La Sociedad otorgó información a la Comisión Exploradora del Gran Chaco. En el ámbito de la demografía y la estadística le correspondió participar y realizar el Censo Personal de la ciudad de Sucre, cooperando a una medida que el Concejo Municipal determinó llevar a efecto.
Colaboró al gobierno con los datos que precisaba para emprender la organización del registro civil de las personas. En el ámbito de la
investigación, estudio y difusión de la historia, la Sociedad tuvo la  iniciativa de adecuar convenientemente los nombres de las calles de
la ciudad con denominaciones que aún se mantienen hoy para la zona patrimonial. El año de 1902 procedió a realizar la comprobación del escudo de armas de la ciudad y de los títulos de “Leal y Noble”, aspectos que tuvo a bien esclarecer definitivamente el año 1938.
En 1938 se produjo dentro la Sociedad la discusión, compulsa de datos históricos y deliberación acerca de la fecha de fundación de la ciudad de La Plata, asumiéndose como tal el 29 de septiembre de 1538, conmemorándose, en consecuencia aquel año los cuatrocientos
años de existencia de Chuquisaca. Consciente de la importancia de preservar el patrimonio histórico, cultural y arquitectónico de la ciudad, planteó a la Alcaldía Municipal de Sucre la formación de una Comisión Defensora de Monumentos Históricos y Obras de Arte.
Dos años después, cuando estuvo bajo su responsabilidad el cuidado y conservación de la Casa de la Libertad, tuvo la oportunidad de
iniciar la restauración de todo el edificio, misión que cumplió con verdadero compromiso con la historia por el lapso de más de una década.
_______________
2 Texto actualizado por el doctor René Fortún Abastoflor, sobre la base del que fue leído por el señor Joaquín Loayza Valda en el Primer Encuentro de Sociedades Geográficas de Bolivia, realizado en Sucre, en octubre de 1997.
______________

Toda esa labor ha realizado esta Sociedad en beneficio de nuestra colectividad y más, pudiendo añadirse en época reciente de nuestra Institución, la edición conjuntamente con la Universidad de San Francisco Xavier de Chuquisaca y el Proyecto Sucre Ciudad Universitaria del libro Bicentenario del Primer Grito de Libertad en Hispanoamérica el año 2009, en edición de lujo, que ha servido para demostrar una vez más, a propios y extraños que ésta es la ciudad donde se pensó para Hispanoamérica. El libro fue una realidad durante la presidencia del Dr. René Fortún a iniciativa y bajo la dirección del Lic. Gastón Solares..

Los trabajos de ingreso como socios de número, otros de investigación sobre diferentes temas, homenajes, contribuciones se han publicado en nuestros Boletines que a la fecha han llegado a 486, en una actividad que como participación a la difusión de la historia en sus diferentes aspectos continuaremos efectuando, así como en la presentación y auspicio de libros que a nuestro juicio tengan relevancia, acudiendo también a lograr la contribución de otras instituciones con las que nos unen lazos naturales de promoción y difusión de la cultura en general.

De cuanto está dicho en líneas anteriores haciendo un resumen de las actividades que cumplió nuestra Sociedad, sobresalen las contribuciones realizadas al Municipio de nuestra ciudad a la que tanto queremos y por la que tanto nos preocupamos, como que actualmente formamos parte del Comité de Preservación del Patrimonio de Sucre, junto con otras importantes instituciones como la Universidad de San Francisco Xavier, el PRAHS, Gobierno Municipal y otras, en un quehacer que mantendremos porque lo consideramos de la máxima importancia por todo cuanto significa el desarrollo y progreso de nuestra amada ciudad que tiene que ver con la continuidad de ser Patrimonio Cultural de la Humanidad, así declarada en 1991 por la UNESCO y la actividad turística, importantísima para generar empleo e ingresos.

Por similares razones buscaremos acercarnos más al Gobierno Municipal, Gobernación y otras entidades, para proponer actividades que
vayan a precautelar lo mucho de bueno que tenemos en Sucre, en áreas que son de nuestro campo ofrecer soluciones a posibles dificultades y en suma, hacer de nuestra ciudad un lugar donde se pueda vivir mejor. En esta misma línea de actuación y por lo dicho, ocupará lugar especial lograr mayor acercamiento con la Universidad de San Francisco Xavier y el ABNB por considerarlas nuestras aliadas naturales para la difusión del pensamiento, en el que ocupa lugar preeminente pero no único la investigación histórica, a lo que debemos añadir otros muchos aspectos que se refieren a la difusión del arte y la cultura en sus diferentes manifestaciones.

Ha sido vital para nuestra Sociedad, el apoyo y cooperación que para sus diferentes actividades ha recibido de la Casa de la Libertad a través de su Custodio don Mario Linares Urioste. Esta es la oportunidad propicia para agradecerle por esa conducta y pedirle que sigamos trabajando conjunta y armoniosamente para beneficio de ambas instituciones.

No puedo terminar sin agradecer a todos los socios de la Sociedad Geográfica y de Historia Sucre, por haber confiado en quienes hemos sido elegidos para dirigir a nuestra querida institución, al mismo tiempo que comprometerlos para continuar trabajando idónea y desinteresadamente como hasta ahora lo han hecho. De parte de los directivos, ofrecemos dedicación, esfuerzo y dar todo lo que cada uno de nosotros pueda dar para seguir manteniendo en alto el buen nombre de la entidad que nos cobija;pero ello de poco o nada serviría si no contamos con el decidido concurso de todos quienes somos la Benemérita Sociedad Geográfica y de Historia “Sucre”.

A todos ustedes, autoridades, invitados especiales, señoras y señores, estimados consocios muchas gracias por su presencia y atención.

Sucre, 14 de marzo de 2014