* Para 2010 México planea una celebración doble: el Bicentenario de la Independencia y el Centenario del inicio de la Revolución Mexicana
* Bolivia es uno de los países que ya va muy adelantado en la organización de dichos festejos a realizarse en 2009. Convocará a una ‘Cumbre Presidencial del Bicentenario’ y un ‘Encuentro mundial de culturas’
Luis Arritola Especial para La Opinión Digital (Los Angeles - USA)

“Si el Bicentenario lo toman los políticos va a ser un acontecimiento absolutamente vacuo. Dará origen a simposios y coloquios pero no pasará nada. Si es un asunto de las comunidades y de la sociedad civil, del conjunto de la educación superior - y todo esto tiene que ver además con otros países latinoamericanos y con la población hispano latina- va a ser muy importante, porque creará la oportunidad de una reflexión colectiva sobre lo que ha pasado en dos siglos, y sobre todo, ver qué le sucede a una nación o a una región en una globalidad".

Carlos Monsiváis. Buenos Aires, Argentina.

Si los latinoamericanos de principios del Siglo 21 tuviéramos que hacer de nuevo la independencia de nuestro hemisferio, seguro que llegaríamos tarde al Grito de Libertad. Y tampoco nos pondríamos de acuerdo en los tiempos, acciones y personas al frente del suceso. Es parte de nuestra herencia histórica, lo traemos en la sangre, en nuestro ethos social.

Así es por lo menos lo que acontece a lo largo de la América Latina en lo tocante a la Conmemoración del Bicentenario del inicio de la Independencia de Iberoamérica. Y no es para menos, es difícil desandar 200 años de creación de cada una de las identidades nacionales de los países de América Latina, aunque el espíritu de algunos de los libertadores fuera -en aquél entonces- crear una América Latina integrada, si no en una sola nación, sí en la unidad de una confederación americana: “una nación de repúblicas”, como quiso Simón Bolívar.

Algunos esfuerzos, también hay que decirlo, llaman a realizar acciones conjuntas regional y hemisféricamente, para recordar que en sus inicios los procesos de liberación de las colonias españolas y portuguesas en el Nuevo Mundo, fueron parte de un mismo impulso libertario en el que varios países nacieron juntos como naciones, incluso contra sí mismos.

Fue el caso de Paraguay y Uruguay contra Argentina; Chile contra Perú; Perú contra el Alto Perú; Ecuador y Venezuela contra la Gran Colombia; Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica contra México. Zonas enteras del continente o pequeños territorios, que buscaron a contracorriente del anhelo de una América unida, su independencia no sólo de España, sino también de sus vecinos.

Históricamente, ahora lo comprendemos, la época no dio para más. Con todo y el heroísmo atribuido en las estampas escolares de cada país, a sus respectivos padres y madres de la patria, la realidad es que los cacicazgos, las oligarquías locales y la naciente clase militar criolla, impusieron sus intereses familiares y de grupo, oponiéndose a construir naciones fuertes a la altura de las aspiraciones republicanas que les dieron origen.

Casi doscientos años después, cada una de las naciones latinoamericanas que nacieron a la independencia se prepara, algunas mejor que otras, para conmemorar su bicentenario. Algunos foros internacionales insisten en que los festejos deben ser a tres niveles: Hemisféricos, -en la América Latina toda-; nacionales y locales, que permita no únicamente rememorar y levantar monumentos, sino desarrollar “una propuesta política continental para el nuevo milenio”.

Bolivia: Primer Grito Libertario en América


Así lo plantea Bolivia, la primera nación que realizará su celebración bicentenaria, para el 25 de mayo de 2009, bajo el título: “Primer Grito Libertario en América. Sucre: Aquí nació la Libertad”. Su planteamiento es que el bicentenario “tiene que ver más con el futuro que con el pasado de nuestra sociedad”, y debe dirigirse hacia la “profundización de los procesos de integración nacional y hemisférica”.

El bicentenario, por lo demás, es un momento en el que cada nación latinoamericana pueda mirarse al rostro en varios espejos, el que la emparenta con sus pares latinoamericanas; y el que le permite verse a sí misma, o mejor, a través de sí, desde “todas sus raíces, voces y culturas… para discutir (sus) diferencias, encararlas y, por fin, respetarlas”, dice el documento del bicentenario boliviano.

Interesante. Bolivia propone como parte de esa celebración bicentenaria, devolver la capital del país a Sucre, como un gesto de reconocimiento de que Sucre es la capital de la Independencia de América Latina.

“Sucre se consolida como ciudad cuna de la libertad americana y Bolivia como promotor de la inclusión social de cara a una nueva sociedad en el tercer milenio, e impulsor de procesos de integración continental, en el marco de la celebración del Bicentenario del Primer Grito de Libertad”.

De allí, “…que la celebración del Bicentenario del Primer Grito de Libertad de América, sea un acontecimiento de carácter continental... [difundiendo] nacional e internacionalmente, el acontecimiento histórico acaecido el 25 de mayo de 1809, en Chuquisaca”.

Jubileo de mayo de 2009


Entre las cosas que Bolivia tiene pensadas en su plan maestro de conmemoración bicentenaria, llama a una Cumbre Presidencial del Bicentenario, a celebrarse en la capital boliviana, como homenaje a la ciudad cuna del movimiento independentista subcontinental, que congregue en Sucre “a mandatarios de los países de la región y representantes de organismos de integración continental y sub-regional durante el jubileo de mayo de 2009”.

Asimismo, convoca a un Programa de hermanamiento con ciudades de Iberoamérica “que serán sede de la conmemoración del Bicentenario en sus respectivos países…”, y una Reunión de Ciudades Patrimoniales de la UNESCO para el lanzamiento de Sucre como una de las mejores ofertas turísticas del Continente”.

Bolivia tendrá lista para dicha reunión la entrega remodelada de edificios que conforman el casco Viejo (centro histórico de la ciudad), y la declaración de las huellas de dinosaurio de Cal Orcko, como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Entre otras acciones, Bolivia prepara:

Encuentro mundial de culturas, para que la integración universal se dé a partir del respeto por las diferencias, la tolerancia y el marco de las relaciones de interculturalidad necesarias para la construcción de una nueva sociedad.

Encuentro latinoamericano de pueblos indígenas, de los países latinoamericanos donde se produjeron rebeliones indígenas, que a la postre fueron precursores del movimiento revolucionario del 25 de mayo de 1809.

Encuentro nacional de culturas con las comunidades indígenas y pueblos originarios de Chuquisaca como los jalqas, yamparas y guaraníes, para elaborar una propuesta intercultural que será expuesta en el encuentro nacional.

Proyecto Bolivia Profunda, realización de ferias que reflejen la riqueza y diversidad de las culturas originarias de Bolivia, y muestren la fuerza y belleza en sus diversas manifestaciones artísticas, manuales, y productivas.

Conmemoraciones bicentenarias en 2010


Otros países de América Latina van más atrasados en el diseño y preparativos de su versión del Bicentenario. En Colombia lo reconocen: “Para celebrar el Primer Centenario de la Independencia, las medidas oficiales (leyes, decretos) se adoptaron desde 1907. Un siglo después todavía no se convoca al Segundo Centenario. Ya vamos perdiendo, porque pudimos haberle ganado en previsión a los centenaristas”.La demora en los preparativos de algunas celebraciones bicentenarias, también tiene que ver con el hecho de que el movimiento independentista en la América Latina abarca una amplia serie de sucesos que se dieron en un periodo prolongado entre 1909 y 1923. Siendo que algunos países toman para su celebración nacional fechas de inicio de los movimientos independentistas, y otros de la culminación o momentos intermedios. Es el caso, por ejemplo, de Colombia, “donde el gobierno colombiano sigue firme en señalar la fecha de la independencia con referencia a la batalla de Boyacá (7 de agosto de 1819)”. Al parecer sólo el Comité creado por los Departamentos de Historia de Bogotá, la Academia Colombiana de Historia y la Asociación Colombiana de Historiadores se reúnen y trabajan con miras a 2010.México, que creó una Comisión del Bicentenario durante la presidencia de Vicente Fox, tras la crisis de legitimidad en el proceso de sucesión presidencial, su primer presidente, el ingeniero Cuauthémoc Cárdenas, renunció a dirigir los trabajos de doble festejo, que en México incluye el Bicentenario de la Independencia y el Centenario del inicio de la Revolución Mexicana de 1910. El caso es que el presidente Felipe Calderón nombró apenas recientemente la comisión respectiva.Chile se destaca por organizar una Caravana Continental para el Bicentenario (Rumbo al Sur 2010).España, por su parte, aunque no esta ubicada en América, no quiere quedarse afuera. Por irónico que parezca, quiere y necesita participar, para que el encono patrio germinado entre los criollos independentistas con “la Madre Patria”, piensa que tras 200 años ya es tiempo de que se les reconozca un lugar como elemento fundador de Hispanoamérica.

Fuente: http://www.laopinion.com/fiestaspatrias/page_03.html