Chuquisaca perdedora

Sergio Villa Urioste

¿Están forzando a Chuquisaca a proclamar su Independencia? ¿Será casualidad que un 25 de Mayo de 1809 la iniciamos y, un 23, 24 y de Noviembre nos provocaron a hacerla nuevamente?, ¿seguiremos viviendo con esta incertidumbre originada en las arbitrariedades del MAS? ¿Podremos resistir un futuro incierto para nuestras familias, parientes, amigos e hijos? Tengo dos nietas y, para ellas, no quiero un hado lleno de infelicidad, incertidumbre e inseguridad. Y, ¿qué posibilidades tienen de tener tranquilidad y seguridad la “verdadera paceñidad”?, identifico así a esa población pacífica, honrada, diligente, seria, escrupulosa, productiva, que formaron familias respetables y ejemplares en su amada ciudad, ciudadanos que se desviven trabajando duro y esmeradamente, y sirviendo como ejemplo a toda la bolivianidad; que silenciosos soportan el matonaje de los aymaras racistas alteños y que hoy, desgraciadamente, su querida ciudad se volvió la “boca del lobo”, creada y sustentada por los mezquinos y soberbios. Esa población honesta y sosegada, es la que más directamente se verá afectada por la prepotencia que se avizora para un futuro muy próximo. No debemos generalizar el comportamiento de unos cuantos atolondrados, e incluir a todos los nacidos en esa ciudad. Sin duda que hay dos grupos muy bien diferenciados, y desde el resto de nuestro territorio los identificamos fácilmente. Ahí hay familias que deben estar viviendo con mucha desesperanza y amargura. Es una pena que nuestro país esté declinando demasiado rápidamente, y cuanto más avanza el tiempo, la gradiente que pisamos se hace más empinada. Como bolivianos, no podemos dejarlos solos a los que componen la “verdadera paceñidad” en manos de las hordas aymaras racistas, debemos apoyarlos. No podemos dejarlos “largados a su suerte”, el resto de la ciudadanía debe unirse y hacer todo el esfuerzo posible para colaborarlos. Corren mucho peligro ante la turba violenta, resentida, cargada de envidia y odio a todo lo que es bueno y correcto.

El Gobierno, si así puede llamarse, hoy mismo están tratando de hacer fracasar la producción agrícola en el oriente del país, provocando la escasez del combustible que precisan para las maquinarias agrícolas y así hacer quebrar a los productores y empobrecerlos. ¿Con qué dinero estos bolivianos esmerados pagarán las deudas contraídas en los Bancos para cubrir los gastos de las siembras? ¿No sabrán que hay miles de familias de todas las clases sociales cruceñas, y de los otros departamentos que dependen del trabajo que desempeñan ahí?, las “pocas luces” que tienen en cuestiones humanas y agrícolas, ¿no los dejarán ver que el campesino occidental “redondea el año” trabajando siete meses en sus terrenos y cinco en la zafra para poder sobrevivir?, ¿por qué quieren empobrecer más a esa ciudadanía boliviana que casi vive en la indigencia?, ¿los odian a pesar de ser de la misma casta social que la de los gobernantes?, ¿no dicen que están defendiéndolos de los abusos?, ¿no es el Gobierno el que abusa de ellos al dificultar su supervivencia? pues, ¡vaya manera de ampararlos!, y en estas circunstancias, ¿qué seguridad y garantías pueden tener todos esos ciudadanos con el actual Gobierno?, ¿acaso los gobernantes nunca supieron lo que es tener hambre?

¿Queremos un sistema de Gobierno comunistario? Claro que no. Y por eso creo que la única alternativa que tenemos los chuquisaqueños de supervivencia, es la independencia de la Dictadura Aymara racista, excluyente y andinocentrista. Sí, creo que sólo tenemos esa disyuntiva si queremos salvar a nuestra región y su gente; y para esto, debemos llamar a un Cabildo abierto y decidirlo ahí. Haciéndolo en un Referéndum no podríamos lograrlo nunca, pues los votantes iletrados de nuestro departamento solo obedecerían las órdenes del Gobierno masista, y votarían sin saber qué lo que estamos defendiendo es: la vida, la tranquilidad y el bienestar, pero por sobre todo la democracia y la libertad. Y no sólo de los citadinos, sino de toda la gente que vive en el interior de nuestro departamento. Además, sabemos de la multiplicación de los Carnets de Identidad confeccionados clandestinamente por los gobernantes, cubanos y venezolanos para perpetuarse en el Gobierno, ¿cómo podría defenderse la nación de este acoso a la democracia?, ¿creerán los autores de esta gran estafa a Bolivia, que los ciudadanos libres no sabemos que por lo menos entre 200.000 a 300.000 cubanos y venezolanos fueron registrados como bolivianos para votar en cualquier elección, referéndum e incluyendo al revocatorio?, ¿y que puedo añadir sobre los masistas que tienen más de dos carnets para votar varias veces?, ¿cómo podría defenderse nuestro país de estos criminales, con semejante ataque a nuestra libertad simulando que hacen democracia?

Fui educado para amar a mi Bolivia, y siempre creí que nunca permitiría la división de mi país, y me estremecía el cuerpo al solo pensar que algún día ocurriría este crimen de lesa patria pero, hoy sentimos la presión que recibimos de los aymaras racistas induciéndonos a que nos vayamos, no sólo a los chuquisaqueños y cochabambinos, sino a los que no son del occidente del país, pues no nos quieren con ellos, por ser solamente criollos, mestizos, quechuas, chiriguanos, chiquitanos, mojeños y chapacos, y no aymaras racistas. Sin duda, aunque ellos digan que es un Gobierno antirracista, en todos los años que tengo cargados en mi espalda, no conocí otro que sea más racista que el de los gobernantes actuales.

Y sólo nos ofrecen una opción con tal que nos vayamos, la independencia, si algún día lo hiciéramos, festejarían. Semanas atrás oí en radio Panamericana una entrevista que le hicieron a un dirigente alteño, que dijo: “¡Que se vayan, podemos vivir con La Paz solos!, refiriéndose al resto de la República. La hostilidad a Sucre por solo reclamar un derecho, es evidente. Para ellos Sucre no tiene derechos de ninguna clase de hacer el reclamo de la capitalidad, pues dicen que perdió sus derechos en una guerra “justa”. En el norte hacen ostentación de su soberbia.

¡No quiero que mi ciudad sea la Capital de un país sin libertad y democracia!

¿Cuándo Sucre, con Chuquisaca, fue tomada en cuenta por los gobiernos centralistas y secantes?, ¡nunca!, ¿acaso los aymaras racistas no se sienten propietarios de la Sede de la Administración de nuestra Nación?, ¿nos consideran al resto de los habitantes de la República como a sus yanaconas (esclavos) que debemos acatar su caprichos?, ¿acaso la tiranía aymara racista no rompe todas las reglas y leyes de nuestra Patria cuando les da la gana?, ¿acaso aceptan y acatan las sentencias dadas por jueces legítimos? Todas las repuestas a estas preguntas son obvias.

Estos señores que hacen su Constitución fuera de la Ley, quieren imponernos sus designios contra la voluntad del 46% de la población. Si hoy no cumplen las reglas y las leyes que ellos mismos promulgaron, ¿cómo es posible que tengan la potestad de dictar una Constitución para toda la Nación? Muchos de ellos no saben leer, y menos aún, escribir, solo dibujan sus firmas, y esos constituyentes sin ninguna instrucción, ¿podrán redactar un solo artículo de la nueva Constitución?, todos estos señores fueron escogidos por los directivos del MAS, sólo para que obedezcan sus órdenes levantando la mano para aprobar leyes que ni las entienden pero, creen que son en su beneficio, creencia nada más alejada de la verdad, ¿qué comunismo ejercido en el mundo benefició a pobre?. Desde mi punto de vista, esta Asamblea es sólo una broma pesada y muy cruel para nuestra Nación.

¿Sabían mis conciudadanos que a principios del siglo XX nuestra Facultad de Medicina de la Universidad de San Francisco Xavier la iban a poner en remate por sólo una deuda de Bs. 40.000?, ¿sabían Uds. que por esos días en la ciudad de La Paz se compró para el Instituto "Montes" de Bacteriología un edificio que costó Bs. 240.000, fuera de presupuesto?, ¿acaso no usufructuó el Presidente Pando en beneficio de su ciudad las 300.000 libras esterlinas que pagó Chile por el Litoral?, ¿acaso no hicieron lo mismo con los 2.000.000 de libras esterlinas que pagó el Brasil por el Acre?, si eso no es centralismo secante y soberbio, pregunto: ¿qué es? Y hasta el momento de escribir estas líneas, el Gobierno centralista y secante no aportó ni un solo centavo para la fiesta deportiva del Campeonato Bolivariano que debe efectuarse el 2009, haciendo parte componente de los festejos del Bicentenario de la Revolución de Mayo. Ni una sola piedra fundamental se puso para las infraestructuras de los campos deportivos que se precisan para esta fiesta. ¿Sabrán los que forman el centralismo secante que Chuquisaca es una parte de Bolivia?, claro que no, sus limitaciones intelectuales no pueden abarcar a tanto.

¿Tan fácilmente olvidaron los norteños lo escrito por su paisano don Franz Tamayo en su publicación “El Hombre Libre”?: “Los radicales con nuestro silencio, nos estamos haciendo cómplices del más espantoso atentado contra la vida nacional. Y muy concretamente los paceños tenemos una deuda muy grande que pagar a los hermanos del Sud. Puntos azarosísimos que “El Hombre Libre”, tendrá sin embargo el gran coraje de romper y tallar”.

Para la construcción y reparación de carreteras, escuelas, edificios para la administración prefectural de mi ciudad, provisión de agua a la misma, aeropuerto, etc., siempre fue obligada Chuquisaca a "poner su contraparte" de dinero, y si no lo hacía no se construía ni reparaba. Así nos “facilitaban” siempre las necesidades de nuestra región.

Por todo lo que les cuento, sólo tenemos la alternativa que dije antes, y que nos ofertaron, sin decirlo, los racistas: Independencia. No podemos seguir siendo "la cola del ratón". Preferible es vivir pobres, a sobrevivir sometidos y atenidos a decisiones del norte.

Como Capital de la República, ésta es la Sede oficial de todos los Poderes del Estado, las leyes la amparan como tal. ¿Qué leyes sancionaron y proclamaron a la ciudad de La Paz para que continúe como residencia de dos de los Poderes que detenta por la fuerza y la prepotencia?, ¡ninguna! En cualquier diccionario vemos que la palabra Capital, indica que es la ciudad principal desde donde se administra una Provincia, un Departamento o una Nación. Si esto es así, ¿por qué debemos esperar una decisión de la Asamblea Constituyente para que nos den como si fuera una “dádiva” la Sede de los Poderes del Estado, si ya es un derecho que lo tenemos?, ¿no fue en un Congreso General Constituyente cuando se le otorgó el honor a la ciudad de Sucre de ser la Capital de nuestra República?, ¿no aprobaron que Sucre es la Capital los diez representantes paceños por unanimidad junto con los cuarenta restantes de los otros departamentos? Al concluir la Sesión del Congreso con la aprobación de esa Ley, ¿no ovacionaron la totalidad de los participantes a la ciudad de Sucre festejando a la nueva Capital? Ellos la sancionaron y un Presidente de facto la proclamó; sin embargo, todos los congresales fueron electos legítimamente con anterioridad, y fueron los mismos que ejercieron cuando gobernaba el Mariscal Santa Cruz antes de ser derrocado. Es una lástima que los historiadores del norte no tengan esta información. Y no falta un historiador del norte ignorante de las leyes, que cree que porque no se construyeron los edificios donde debían trabajar los ejecutivos del Estado, “su supuesto derecho prescribió”, ¿ésta clase de historiadores tenemos en nuestro país?, ¿esta clase de historia se contará en las escuelas?; el mismo dice que, habiendo sido un Presidente de facto el que promulgó la ley que le otorgaba a Sucre el título de Capital, le quita su validez pero, él acepta que un Gobierno de facto (1899), decretara a la ciudad de La Paz como Capital. Es risible una apreciación tan contradictoria dentro de su propio escrito.

Aún así, Chuquisaca Perdedora debe tramitar mendigando el retorno de los Poderes del Estado porque la soberbia aymara racista no lo permite, pues no reconoce leyes vigentes; además, a la Nación entera le impone, pues se siente propietaria de lo que la Nación no le otorgó en 1839 y solo lo obtuvo por la fuerza en 1899. ¡Más de cien años de ilegalidad y prepotencia!

Solo me queda por decirles: ¡Viva Chuquisaca libre de imposiciones injustas de otras regiones sobre la nuestra!

Sucre, 30 de Noviembre del 2007.