MUSEOS DE LA CASA DE LA LIBERTAD

 

 




Lic.  Mario Linares Urioste
DIRECTOR DE LA CASA DE LA LIBERTAD

Se ingresa a la CASA DE LA LIBERTAD por sus inmensos portones de cedro nativo claveteado con tachones y dos grandes emblemáticas aldabas de bronce. Una vez adentro, reyes y princesas, presidentes y dignatarios de estado, embajadores y sabios, así como viajeros nacionales o extranjeros, al sentirse abrazados por su secular historia y mágica belleza, dejan de ser simples visitantes para convertirse en devotos peregrinos por el profundo respeto que les invade.

Abriendo los viejos baúles de su historia y conociendo así de sus varias veces ilustre abolengo, se podrá saber el por qué de su sagrado nombre y los motivos por los cuales se la venera tanto en Bolivia como fuera de ella.

ESTA ES LA CUNA DE LA INDEPENDENCIA HISPANOAMERICANA
Y ES LA CUNA TAMBIÉN DONDE NACIÓ BOLIVIA.

 

Está situada en La Plata, hoy Sucre, ciudad en la cual durante la Colonia se asentaron las magnificas sedes de la REAL AUDIENCIA DE CHARCAS del  ARZOBISPADO DE LA PLATA de la tan célebre UNIVERSIDAD MAYOR, REAL Y PONTIFICIA DE SAN FRANCISCO XAVIER DE CHUQUISACA.

Si  bien la importancia de su historia se comprende por estar íntimamente entrelazada con la de la Capital Audiencial, Arzobispal y Universitaria se belleza solamente se explica por haber sido construida en el Siglo XVII por los jesuitas quienes, inspirados y ayudados por las sublimes manos de mestizos e indígenas, dejaron en América  un valioso legado de obras fruto de un arte supremo.

Este vetusto palacio, sobrecogedor por la serenidad introspectiva de su arquitectura barroco mestiza, corresponde al recoleto claustro que, con sus arquerías de una sola planta apoyadas encolumnas de piedra, rodea con su silencio la magnífica CAPILLA DOMESTICA   de los jesuitas enriquecida con su policromo artesonado mudéjar y su angélico coro barroco en donde se recubre con láminas de oro un sutil y profuso labrado de cedro. Es una importante parte de la hoy llamada "Manzana Jesuítica Originaria de la República"  que comprende además del intacto Templo de San Miguel, al monumental claustro de la Facultad de Derecho que, a través de los siglos, aún permanece en poder de la Universidad