Blanca Nelly Tórrez Martínez

Socia de Número de la Sociedad Geográfica y de Historia "Sucre"

Unción y reverencia cuando uno ingresa este recinto; aun parece escucharse las palabras de nuestros representantes cuando pedían ser Libres de toda opresión, se siente aun las palabras de Don Mariano Serrano que redactó el Acta de la Independencia de la República Bolívar.

Pero ¿qué fue antes?. Una capilla doméstica de los Jesuitas, donde existía un altar y se guardaba el Santísimo, se oficiaba la Sagrada Misa. Aun escuchamos el murmullo de la salmodia de su Canto Llano y ese hermoso coro alto que se conserva desde ese tiempo. Todo esto nos legaron nuestros antepasados. Su sillería donde rezaban el Santo Oficio Divino cada día, ya que su construcción fue posterior.

Esta fue la primera etapa de esta hermosa Casa que hoy resguarda los documentos más importantes de la vida republicana.

La segunda corresponde a cuando este Salón se convirtió en Paraninfo Universitario de la Real y Pontificia Universidad de San Francisco Xavier de la Ciudad de La Plata; de esta época los dos púlpitos o arengarios, desde donde el postulante exponía su tesis y en el otro opuesto su oponente, para poder optar el título de Abogado, Licenciado o Bachiller.

Por Decreto del 9 de febrero de 1825, debían nombrarse representantes de las provincias del Alto Perú, quienes debían decidir su suerte entre anexionarse al Perú o a la Argentina; estos departamentos que fueron llamados Potosí, Santa Cruz de la Sierra, Oruro y Chuquisaca, fueron ellos los que querían soberanía absoluta..

Esta reunión se llevó a cabo en la Ciudad de La Plata, porque no solo fue el centro mismo del Primer Grito Libertario sino también porque ofrecía infraestructura necesaria para la reunión de muchos representantes llamados. Fue escogido este Paraninfo por sus condiciones: se hallaba cubierto con terciopelo rojo granadina dorada; en medio de esta grandeza nació Nuestra Patria, siendo este salón el Baptisterio de la Patria Bolívar.

Coronando dicho salón se encuentra el retrato del Libertador Simón Bolívar, digno óleo realizado por don José Gil de Castro, pintor mulato peruano, que no sólo realizó éste, sino otros cuadros como de San Martín y Bernardo O´Higgins, Bernando Monteagudo y otros. El valor del cuadro de Bolívar es porque él mismo lo consideraba uno de los más exactos.

Fue Wilson que heredó este cuadro y la espada de Sucre; escribió al Presidente de Bolivia, al Gral José Ballivián, para que mandara a recoger las indicadas reliquias que fueron traídas desde Inglaterra, pues el deseo de Bolívar que quedaran en el país que llamaba "Hija Predilecta". En su marco lleva los siguientes caracteres: "Dux Preclarus, Civer Inter, Libertor In Patre"; "Conductor Preclaro, Ciudadano Integro, Libertador y Padre de las Patrias"

Herencia de los Carcelarios o Rectores de la Universidad ese hermoso Sillón, que utilizan todos los Presidentes de la República cuando llegan a la Ciudad, puesto que este recinto sigue siendo Palacio Legislativo de Bolivia.

La reliquia de valor continental es sin duda la Espada de Sucre, con la que venció las Batallas de Junín y Ayacucho que consolidó la Libertad Americana.

Junto a ésta se encuentra también la espada que perteneció al Presidente José Ballivián, que venció en la Batalla de Ingavi, un 18 de noviembre de 1841, que consolidó la Independencia de Bolivia. Pintura que es atribuida a la escuela de los Pórcel.

Al otro extremo se halla la pintura que representa al Mariscal de Ayacucho, Gral Antonio José de Sucre y Alcalá.

Este salón está dividido por una balaustrada de madera separando los curules de los diputados y los escaño que ocupaba el pueblo, desde donde cualquier ciudadano podía hablar o dar su opinión; se dice que en una rebelión que hubo el Gral Armanza quiso violar este recinto y fue un diputado el que le dijo "el soldado habla desde la barra".

En este recinto también se encuentran los restos del redactor del Acta de la Independencia, Dr. Mariano Serrano, quien fuera Secretario del Congreso Argentino, Representante y Diputado por Charcas.

Pero lo más importante de este salón, sin duda, es el facsímil del ACTA DE LA INDEPENDENCIA DE BOLIVIA", la auténtica se halla en depósito en el Banco Nacional de Bolivia