Julia Cervantes (*)

SILENCIO, LIBERTAD O MUERTE, DICTADURA O DEMOCRACIA?

"El Sistema de gobierno más
perfecto es aquel que produce
mayor suma de Felicidad posible,
mayor suma de seguridad Social,
y mayor suma de estabilidad Política
".
Simón Bolívar


Vengo de una tierra de valientes que dejan que sus derechos sean vulnerados, que callan y siguen al rebaño, Simón Bolívar me han mentido los libros de Historia me contaron que luchaste por la Libertad me siento realmente decepcionada.

Descendiente de una familia de origen vasco (España) que se hallaba establecida en Venezuela desde fines del siglo XVI. A comienzos de 1799, viajó a España. En Madrid, bajo la dirección de sus tíos Esteban y Pedro Palacios y la rectoría moral e intelectual del sabio Marqués de Ustáriz, se entregó con pasión al estudio. Recibió allí la educación propia de un gentilhombre que se destinaba al mundo y al ejercicio de las armas: amplió sus conocimientos de historia, de literatura clásica y moderna, y de matemáticas, inició el estudio del francés, y aprendió también la esgrima y el baile, haciendo en todo rápidos progresos. La frecuentación de tertulias y salones pulió su espíritu, enriqueció su idioma, y le dio mayor aplomo. En Madrid conoció a María Teresa Rodríguez del Toro y Alayza, de quien se enamoró. A fines de 1800 pensaba en constituir un hogar, asegurarse descendencia, y regresar a su país, para atender al fomento de sus propiedades. Hubo un compás de espera: en la primavera de 1801 viajó a Bilbao, donde permaneció casi todo el resto del año. Hizo luego un breve recorrido por Francia que le condujo hasta París y Amiens. En mayo de 1802 estaba de nuevo en Madrid, donde contrajo matrimonio, el día 26, con María Teresa. Los jóvenes esposos viajaron a Venezuela, pero poco duró la felicidad de Simón. María Teresa murió en enero de 1803. El joven viudo regresó a Europa a fines de ese mismo año, pasó por Cádiz y Madrid, y se estableció en París desde la primavera de 1804.

Se ha encontrado de nuevo con Simón Rodríguez, cuyo saber y cuya experiencia hacen de él un extraordinario compañero de conversaciones, lecturas y viajes. Van juntos a Italia, y cruzan a pie la Saboya. En Roma, un día de agosto de 1805, en el Monte Sacro, Bolívar jura en presencia de su maestro no dar descanso a su brazo ni reposo a su alma hasta que haya logrado libertar al mundo Hispanoamericano de la tutela española

Vuelve ahora la mirada hacia el Ecuador, dominado todavía por los españoles. Por Maracaibo se dirige a Cúcuta, en donde se halla reunido el Congreso, y de allí a Bogotá. En 1822 dos ejércitos patriotas tratan de libertar a Quito: Bolívar conduce el del Norte, y el General Antonio José de Sucre el del Sur partiendo de Guayaquil. La acción de Bomboná, dada por Bolívar en abril, quebranta la resistencia de los pastusos, mientras que la batalla de Pichincha, ganada por Sucre el 24 de mayo, liberta definitivamente al Ecuador, que queda integrado a la gran República de Colombia. En Quito Bolívar conoce a Manuela Sáenz ecuatoriana, el gran amor de los últimos años de su vida.

Una de las figuras más destacadas de la Emancipación Americana frente al Imperio español junto con el argentino José de San Martín. Contribuyo de manera decisiva a la independencia de las actuales Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela. Le fue concedido el título honorífico de Libertador por el Cabildo de Mérida en Venezuela que, tras serle ratificado en Caracas, quedó asociado a su nombre. Los problemas para llevar adelante sus planes fueron tan frecuentes que llegó a afirmar de sí mismo que era "el hombre de las dificultades" en una carta dirigida al general Francisco de Paula Santander en 1825.

Bolívar es considerado por sus acciones e ideas el "Hombre de América" y una destacada figura de la Historia Universal, ya que dejó un legado político en diversos países latinoamericanos algunos de los cuales le han convertido en objeto de veneración nacionalista. Ha recibido honores en varias partes del mundo.

Sólo y desengañado, Bolívar emprende en un viaje destinado hacia Jamaica y Europa pero su enfermedad se lo impidió, y hubo de acogerse a la amistad y protección de un español, don Joaquín de Mier y Benítez, que lo invitó a quedarse en la Quinta de San Pedro Alejandrino, cerca de la ciudad de Santa Marta, en el departamento del Magdalena.

El 8 de mayo de 1830, Bolívar partió de Bogotá acompañado de un grupo de amigos y políticos con solo 17 mil pesos producto de la venta de su vajilla de plata, sus alhajas y sus caballos. El vicepresidente de Colombia Domingo Caicedo le envía a Bolívar su pasaporte, pues éste tenía la intención de volver a Europa. En junio llega a Cartagena donde los lugareños le animan a seguir luchando, mientras que en Bogotá continúa la campaña en su contra. El 1 de julio el general Mariano Montilla le informa al libertador del asesinato del Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre su gran amigo y fiel aliado, noticia que desilusiona tremendamente a Bolívar. A fines del mes vio publicada en la prensa la resolución del Congreso venezolano de romper relaciones con Colombia mientras el libertador permanezca en suelo colombiano. El agravio devoró la salud de Bolívar y sus seguidores le convencen a no partir de Colombia.

Bolívar llegó a Santa Marta en estado de postración el 1 de diciembre de 1830 tras una penosa travesía por el río Magdalena desde Bogotá y a pesar del buen clima y las atenciones recibidas, su salud empeoró a los pocos días, teniendo algunos momentos de lucidez que le permitieron dictar su testamento y su Última proclama, donde un Bolívar gravemente enfermo clamó porque su muerte por lo menos permitiera la consolidación de la unión y la desaparición de los partidos.

Finalmente El Libertador Simón Bolívar fallece el 17 de diciembre de 1830, a los 47 años de edad. A la una y tres minutos de la tarde murió el sol de Colombia, según rezó el comunicado oficial. Los despojos mortales del Libertador recibieron cristiana sepultura en el altar mayor de la suntuosa Catedral Basílica de Santa Marta, y en ese sagrado recinto moraron apaciblemente, hasta diciembre de 1842, cuando fueron trasladados a su país de origen Venezuela, cumpliéndose así el mandato de su Testamento.

Sus despojos fueron inhumados en la cripta de la Santísima Trinidad de la Catedral de Caracas, santuario de mucha advocación de la familia Bolívar, que guardan las cenizas de sus padres. Allí permanecieron en medio de plural satisfacción, hasta el definitivo traslado al Panteón Nacional, cuando la República de Venezuela resolvió construir ese el más alto altar a la Patria objeto de la veneración nacional.
 

Bolívar  no era  un Dictador sino un Libertador.

Luchó por defender los derechos de sus conciudadanos quizás me salté la parte de la Historia en la que se comenta como Bolívar bajo una ambición de Poder enfermiza secuestro la voluntad de unos cuantos para hundir a todos en la miseria, delincuencia, impunes asesinatos, hambre, cinturones de miseria, mendicidad, odio racial, injusticia y corrupción, me temo que esta fiebre de sublime Libertad  me ahoga y me obliga a pensar que me han engañado, conocí a un Héroe no a un traidor de su propia sangre, tu nombre es utilizado hoy por otros como escudo  para cometer barbaries, proclaman Justicia e Igualdad cuando lo evidente es que la muerte ronda las calles huele a sangre, esclavitud, hambre millones de víctimas de la Ambición degenerada y el quemeimportismo de quienes ataron el poder a su propia conveniencia, veo cómo unos cuantos quieren brillar bajo tu luz, cuando tal privilegio no les corresponde, y  jamás  te igualaran. Simón Bolívar era un hombre noble descendiente de españoles que defendió hasta el último instante de su vida el derecho a la LIBERTAD por la que tanto lucho, no nos equivoquemos.

Cuando muere está desencantado y en bancarrota e insólitamente, asilado en casa de un español... Su mortaja final, para vergüenza de las futuras generaciones, incluyó una camisa prestada. Ni aún siquiera después de su muerte encuentra el reposo. Y hoy desde el pedestal, en que su epopeya lo ha colocado, de poder hacerlo, observaría con horror lo que en su nombre se hace en ésta, su América: cada día más dividida, cada día más pobre, cada día más débil...
"Huid del país donde uno solo ejerce todos los poderes: es un país de esclavos."
"Las buenas costumbres, y no la fuerza, son las columnas de las leyes; y el ejercicio de la justicia es el ejercicio de la libertad."
"El amor a la paz, tan propio de los que defienden la causa de la justicia\"
"La libertad del nuevo mundo, es la esperanza del universo."
Si Bolívar se levantara de su tumba y viera lo que dejó en lo que se ha convertido quizás volvería a mencionar su frase celebre " He Arado en el Mar" 
El poeta cubano José Martí, solía decir que \"de Bolívar no se puede hablar sino con una montaña por tribuna, o entre relámpagos y rayos, o con un manojo de pueblos libres en el puño y la tiranía descabezada a los pies".
"Como amo la libertad tengo sentimientos nobles y liberales; y si suelo ser severo, es solamente con aquellos que pretenden destruirnos."
"De lo heroico a lo ridículo no hay más que un paso."
"Debemos esperar mucho del tiempo, su inmenso vientre contiene más esperanzas que sucesos pasados y los prodigios futuros deben ser superiores a los pretéritos.
"Dichosísimo aquel que corriendo por entre los escollos de la guerra, de la política y de las desgracias públicas, preserva su honor intacto."
"El arte de vencer se aprende en las derrotas."
"El soldado bisoño lo cree todo perdido desde que es derrotado una vez."
"El pueblo debe ser obedecido hasta cuando yerra."

"Es difícil hacer justicia a quien nos ha ofendido."

"Formémosnos una patria a toda costa y todo lo demás será tolerable."
"La libertad es el único objetivo digno del sacrificio de la vida de los hombres."
"La Justicia es la reina de las virtudes republicanas y con ella se sostiene la igualdad y la libertad."
"La unidad de nuestros pueblos no es simple quimera de los hombres, sino inexorable decreto del destino."
"Moral y luces son nuestras primeras necesidades."
“El indio es de un carácter apacible que sólo desea el reposo y la soledad”

De la Libertad absoluta se desciende siempre al poder absoluto, y el medio entre éstos dos términos es la Suprema Libertad Social."
"Los legisladores necesitan ciertamente una escuela de moral."
"Los tres grandes majaderos de la historia hemos sido Jesucristo, Don Quijote... y yo
."
"Más cuesta mantener el equilibrio de la libertad que soportar el peso de la tiranía."
"Nuestras discordias tienen su origen en las dos más copiosas fuentes de calamidad pública: la ignorancia y la debilidad."
"Para el logro del triunfo siempre ha sido indispensable pasar por la senda de los sacrificios."
¡Que me manden salvar la República y salvo la América entera!
"Si la naturaleza se opone, lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca.
"
"Sí, al sepulcro... Es lo que me han proporcionado mis conciudadanos... pero los perdono."

"Todos los pueblos del mundo que han lidiado por la libertad han exterminado al fin a sus tiranos."
"No aspiremos a lo imposible, no sea que por elevarnos sobre la región de la libertad, descendamos a la región de la tiranía"

"Un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción"

"Un soldado feliz no adquiere ningún derecho para mandar a su patria. No es el árbitro de las leyes ni del gobierno.

"Unión! Unión! o la anarquía os devorará!"
"Yo desprecié los grados y distinciones. Aspiraba a un destino más honroso: derramar mi sangre por la libertad de mi patria."

"Yo soy siempre fiel al sistema liberal y justo que proclamó mi patria." He Arado en el Mar...

"Huid del país donde uno solo ejerce todos los poderes: es un país de esclavos."

  (*) http://juliacervantes.blogspot.com/